Historia de los billares Toulet

Quienes somos » Historia de los billares Toulet

NACIMIENTO DEL BILLAR

La historia del billar comienza con Louis XI con la aparición de mesas recubiertas de tela sobre las cuales se empujan bolas con palos curvos en la punta, antepasado lejano de billar o del golf…

El billar continúa su historia y Louis XIII proclama el fin de la Regencia, en el Louvre, subiéndose a un billar.

Los grabados representan a  Louis XIV jugando al billar y Pascal lo cita en sus “Pensées”…
Es un entretenimiento reservado para la nobleza.

histo01histo02

APARICIÓN DE LAS ACADEMIAS

Antes de la Revolución, VIVANT DENON afirmaba que existían en Paris innumerables salas de billar, las « academias » que estaban llenas día y la noche, con clientes habituales:
jugadores o espectadores, maestros y aficionados.

Las reglas no eran las que conocemos hoy en día y el juego combinaba  oportunidad y estrategia. Consistía en enviar las bolas a las troneras situadas alrededor del billar.
El  billar es un juego popular y la fabricación de billares es una especialidad suficientemente reconocida  para que  el pintor Jean-Baptiste CHARDIN presente a su padre como fabricante de billar.

EL INGENIOSO MINGAUD

A inicios del Siglo XIX, el juego de billar era tan popular que cualquier establecimiento bien considerado tenía que poseer varios ejemplares.

Las prisiones no escapaban a esta regla y MINGAUD, suboficial del Emperador, utiliza su estancia en prisión para dedicarse a este deporte.
Perfecciona su arte y el arte del billar pegando en la punta del taco de billar (que era de madera) una arandela de cuero. Esto le permite dirigir mejor la bola.
Tuvo la ingeniosa idea de de frotar esta arandela en la pared de la prisión,  afortunadamente encalada.

El resultado fue sorprendente, el jugador logró dar a las bolas efectos de giro.
Las bolas efectuaban recorridos mágicos.
Los efectos laterales daban a las bolas sorprendentes rebotes después de tocar las bandas

histo031

Cuando fue liberado, MINGAUD rogó a su carcelero permiso para prolongar su estancia para mejorar su técnica y afilar sus armas.
EL carcelero accede a las peticiones de su cliente que también era su socio.
Al salir de la prisión, desafía a los maestros de la capital y los vence uno tras otro.
 Hace imprimir el primer tratado de billar en el que explica el mecanismo para realizar efectos.

Desde entonces, un sinnúmero de libros se han publicado al ritmo de las diversas mejoras en el juego.
La invención de Mingaud fue considerable y el juego se desarrolla en la sociedad.
El famoso matemático de CORIOLIS se interesa por él.
Puso en una ecuación la complejidad del fenómeno, en su obra titulada:
«LA TEORÍA MATEMÁTICA DE LOS EFECTOS DEL JUEGO DEL BILLAR».

BILLARS TOULET

En 1850, se establecen nuevas reglas de juego que hacen hincapié en los efectos y la dirección de la bola del jugador, las troneras se retiran. El billar carambola despega en Francia.

Las reglas son tan simples que el juego es  apasionante. El jugar debe golpear la bola de forma que haga carambola en  las otras dos.
Una fábrica de muebles, Louis TOULET, de la región de Lille, crea un departamento de billar.

La calidad de sus productos es tal que se imponen rápidamente.
Son los preferidos de las academias, entre ellas la famosa Sala RAMEAU en Lyon.
La academia de billar es uno de los lugares públicos donde una parte de los jugadores va a jugar y otra parte a entretenerse. Los transeúntes se detienen a disfrutar del espectáculo.

BUSCA DE BOLAS DESESPERADAMENTE

histo061 Durante la guerra de secesión de los Estados Unidos, el bloqueo impuesto a los sureños hace que sea imposible la importación del marfil del que se hacen las bolas.

Dos fabricantes,  apasionados del billar, dan un premio a quien encuentre un sustituto del marfil.
Los hermanos HYATT buscan una solución a este problema y descubren en esta ocasión el celuloide,  que les hará ricos, pero que no da respuesta al problema planteado.

La industria del cine le saca el máximo partido para producir las preciosas películas. Se tardará casi un siglo para que este delicado problema se resuelva y para la creación de un material, el fenol, capaz de soportar cientos de impactos sucesivos sin deformarse.

EL CAUCHO ES EL REY

histo07 A finales del siglo XIX, la americana GOODYEAR, después de un error de manipulación, encuentra el secreto de la vulcanización, para el deleite de los jugadores, a quienes se destina su segunda invención.
Las bandas de reenvío de las bolas estaban previamente realizadas en heno, orillo o con resortes…

En el siglo XX, las bandas están hechas de goma
La energía liberada se incrementa en gran medida, las trayectorias se alargan … El juego de billar a tres bandas es posible.

EL RETO VIGNAUX

1880: El billar es a la vez un juego, un deporte y un espectáculo.
El mejor jugador de la capital, VIGNAUX se enfrenta, en un billar Toulet, al mejor jugador del otro lado del  Atlántico, SLOSSON, en presencia de varios cientos de espectadores, entre ellos, el Presidente de la República, Jules GREVY.
SLOSSON alinea la primera serie llamada “americana” de 1103 puntos.
Las bolas parecen magnetizadsa y nunca se alejan más de 10 cm.
Los espectadores no podían creer lo que veían sus ojos y miraban, sin comprender, VIGNAUX, sufre la tortura de la «silla ».

La simple observación de la actuación de su oponente permite a VIGNAUX desmontar el mecanismo de formación y una noche es suficiente para él para dominar el nuevo método.

Al día siguiente, golpea una serie de 1531 puntos a su oponente para ganar el partido.

CARAMBOLA BAJO VIGILANCIA

Los nuevos modos de juego (cuadro y línea) se crean para ganar a los jugadores que alinean las series americanas y destruyen el espectáculo.
Las reglas  prohíben a los jugadores hacer varias carambolas en la misma zona.

LOS DÍAS DE GLORIA

histo09 A finales del siglo XIX, el billar está en su apogeo.
Es popular tanto como un juego, como espectáculo y la sala de billar es un lugar de reunión.
Los cafés son muy numerosos (uno por cada 50 personas) y los billares amueblan la mayor parte de ellos.
Cada café de cada pueblo tiene sus billares, su equipo, su campeón. No existe ninguna asociación profesional que tenga sus billares y sus competiciones propias.

Las competiciones se llevan a cabo dentro de cada corporación.
Una está reservada para la profesión médica, otra para los bomberos… y los artículos de prensa nos muestran que los jugadores más brillantes a veces dejaron sus actividades profesionales para mejorar su técnica en el billar.
Partidas de billar lotería animan las reuniones periódicas.

LA PEQUEÑA REINA GANA A LOS PUNTOS

histo11 En 1910 en un billar TOULET, VIGNAUX obtiene su record de 325 puntos en el cuadro a dos golpes, pero la destreza de los jugadores cansa a los espectadores
El modo de juego a « tres bandas », creado para hacer ganar a los jugadores con más talento, seduce a muchos aficionados.
La bola del jugador debe golpear tres bandas antes de hacer carambola en la segunda bola.

La fabricación de un billar integra sistemas de calefacción para eliminar la humedad del tapiz y permitir que la bola ruede más.
Se producen tejidos más finos para aumentar el rodamiento de las bolas.
La sociedad está cambiando y los nuevos medios de transporte alejan a los jugadores de los salones.

La locura por la « pequeña reina » tiene lugar en salas de reunión, lugares de encuentro y salas de billar.

EL RENACIMIENTO

El billar conoce un nuevo auge en los años 50, nuevas técnicas producen billares aún más precisos, más fiables…

histo102 Los billares TOULET integran estructuras metálicas en los billares, pizarras pulidas por maquinaria de precisión, las bandas de goma se mejoran…

Estos estándares de fabricación son adoptados por todos los fabricantes en la producción de muebles de competición.
Un material de sustitución reemplaza el marfil de las bolas. Los « brujos del marfil », aquellos que logran compensar la ovoidicidad  de la bola en el juego, son reemplazados por jugadores aún más precisos.
En estos nuevos billares se establecen nuevos records, que relegan a la fila de las antigüedades a los billares de principios de siglo.

Durante los años 70, emergen nuevos modos de juegos venidos del otro lado del canal de la Mancha.
Los billares con troneras, más lúdicos, menos técnicos,  atraen a nuevos jugadores.

Permiten la familiarización con los instrumentos de juego. Salas de juego se instalan en los centros de ocio.
El billar es la distracción elegida para las tardes con los amigos.

Fallback or 'alternate' content goes here. This content will only be visible if the SWF fails to load.