¡Simonis festeja sus 333 años!

  • 8 septiembre 2013

Simonis festeja 333 años, ¡la ocasión de profundizar en la historia de nuestro fabricante de fieltros de billar !

  1. Fundación de la fábrica Simonis

La ciudad de Verviers se sitúa en la llanuera del valle del Vesdre donde la gran calidad del agua, debido a su bajo contenido en cal, se adaptaba mejor que cualquier otra para lavar la lana.

En este valle, poco fértil debido a su suelo rocoso y resistente, la Fábrica Simonis fue fundada en 1680 por Guillaume Henri Simon Simonis, llamado el Mercier, comerciante burgués de Verviers , nacido en 1640 en la misma ciudad.

La firma fue definitivamente establecida por Jacques Joseph Simonis cuyo hijo Iwan, nacido en Verviers en 1769 dio a la empresa el nombre de Iwan Simonis que ahora se ha convertido en el buque insignia de los fieltros de billar.

  1. William Cockerill

A finales del siglo XVIII, un hilandero de Verviers estaba trabajando en un solo huso, mientras que en Inglaterra, a raíz de la revolución industrial, funcionaban ya máquinas de hilar lana. Para preservar su monopolio, el gobierno inglés amenazó con exilio perpetuo a quien exportara esta tecnología.

No obstante, William Cockerill, un joven mecánico de Irlanda, parte en 1797 para Suecia con los planos de la famosa fábrica de hilado de lana. Sin embargo, nadie parecía interesarse en su experiencia y acaba finalmente en Hamburgo, donde conoce a un comprador de lana de la firma Simonis que entiende el interés de esta tecnología hasta ese momento desconocida en el continente.

El innovador de este modo llega Verviers con su familia y firma un contrato en el que se compromete a entregar las máquinas de hilar exclusivos para su nuevo patrón. El primero fue construido en 1797 en el edificio conocido como “Au Chat”.
El éxito no se hizo esperar, y además de ser capaz de competir en igualdad con los ingleses, la casa Simonis adquiere una considerable ventaja tecnológica sobre la competición continental.

  1. La edad de oro

Esta máquina de hilado fue sólo la primera de muchas innovaciones tecnológicas que iban a nacer en Verviers a principios del siglo XIX. Así que se inventarán, entre otras, máquinas de cardado e hilado de lana, cortadoras longitudinales, el Leviatán, que se utiliza para limpiar la lana.

De una manera más general, la electricidad, la máquina de vapor y el ferrocarril aportarán capacidades de producción y de transporte inigualables hasta entonces. Al mismo tiempo, la letra de cambio se generalizó en los intercambios comerciales para evitar el peligro del de transporte y de las transacciones utilizando monedas de oro o plata.

En 1857, a petición de las industrias de lana dde Verviers, nace un proyecto para construir una presa alrededor de Verviers para suministrar agua pura de la misma calidad a todas las empresas del sector textil de la comarca, por lo tanto presa la Gileppe, con una capacidad de 12 millones de metros cúbicos se inaugurará en 1878.

Todas estas innovaciones y la calidad de la mano de obra abundante hicieron de vVerviers una ciudad próspera, capital de la lana como sus competidores Bradford (Inglaterra), Moenchengladbach (Alemania), o inclulsoRoubaix (Francia).

  1. Dos guerras mundiales

Durante la Primera Guerra Mundial, el comercio de fieltros se hizo más lento debido a la escasez de materias primas. Posteriormente la crisis económica de 1929-1935 provocó una desaceleración de la actividad industrial, sobre todo en la región de Verviers, que se caracterizó por una compresión de la producción y el desempleo del personal.

Llega la Segunda Guerra Mundial, que como la primera provocó una escasez de lana. Pero lo más difícil estaba aún por llegar. Al final de la guerra, los aliados bombardearon por error el edificio que albergaba la hilandería de la empresa Simonis, lo que la priva de la plena participación en la reanudación de los negocios.

A partir de ese momento, la industria textil continuó su declive en Bélgica y en Europa occidental y las empresas Simonis se vieron afectadas como todas las otras. Por lo tanto tuvieron que cerrar o vender algunos de sus departamentos como el de hilatura cardada, artículos de mercería, el tejido de la ropa, el peinado y el lavado y la carbonizaciónde la lana.

  1. Peltzer e Hijos

La firma Peltzer & Fils, famosa, fue fundada en 1785 por Jean Henri Peltzer, que vino de Stolberg (Alemania). Fue fundada en Hodimont que está actualmente en el municipio de Verviers, pero que en ese momento era una ciudad del ducado de Limburg, territorio de Holanda, dependiente de Habsburgo.

La empresa no va hacaer más que crecer y así se creará una sucursal en Buenos Aires en 1849 y otra en Polonia en 1885.

En 1961, las actividades de la S.A Simonis se mezclan con Draps et Filés Iwan, cuyo capital está totalmente suscrito por el grupo PELTZER ,creado con un espíritu de continuidad del negocio.

El crecimiento de la demanda de fieltros de Iwan Simonis en el continente norteamericano condujo a la creación de la filial Iwan Simonis Inc. en 2000, con sede en Gurnee, cerca de Chicago, Illinois (EE.UU.). Iwan Simonis Inc., en 2010, se trasladó a Libertyville, Illinois (EE.UU.) a unas instalaciones más grandes. Actualmente, los fieltros de billar Iwan Simonis se exportan desde su lugar de producción en Bélgica a más de 50 países en todos los continentes.

En sus plantas importantes dotadas con el equipo más adecuado y más moderno, sus técnicos aseguran constantemente el cumplimiento y la mejora de la calidad de los fieltros Iwan Simonis. Además, en todo el mundo, esta marca significa los mejores fieltros

Hoy en día, Simonis ofrece una gama completa de fieltros de billar para el pool, la carambola, el snooker y la pirámide adaptados a las características técnicas de cada tipo de juego.

En mayo de 2012 la sociedad SALUC S.A., lider mundial en la producción de bolas de billar ARAMITH, fue comprada por la empresa IWAN SIMONIS S.A. y ahora forman una gran polo de billar con los fieltros Iwan Simonis.

Simonis existe desde hace 333 años. Esto no es sólo un hito histórico, sino también muy impresionante, un símbolo de la tradición, el prestigio y la calidad al más alto nivel. Con las bolas de billar Aramith, Simonis fue durante muchos años una referencia del deporte del billar. Estos dos productos de alta calidad son aprobados por numerosas federaciones nacionales, continentales, intercontinentales y organizadores de campeonatos y torneos.

Tanto para jugadores profesionales como para jugadores amateurs, Simonis y Aramith son la hoja de garantía absoluta del mejor fieltro y de las mejores bolas que la industria puede ofrecer en el deporte del billar.

Iwan Simonis es de hecho la más antigua compañía de billar de la industria mundial, pero ser la más antigua no quiere decir que sea la mejor, al contrario, ser la mejor ha hecho a Simonis la más antigua.